La trilogía del 0zi errante.

28.10.05

Hasta la vista, baby.

...

Parto raudo al salón del Manga. En mi ausencia aprovechen para meditar sobre sus futiles vidas y el inexistente sentido de las mismas. ¡Fotos a la vuelta!

27.10.05

Dark goddess

Free Image Hosting at www.ImageShack.us

Otro dibujo a color terminado, y como todos los que he hecho este año, de nuevo se trata de una amiga mía. Suelo referirme a ella como la Diosa oscura, y aunque por falta de tiempo no suele comentar mucho mi blog, sé que lo lee habitualmente y se lo agradezco.
El año que viene veréis aparecer a este personaje en el segundo cómic de La Bruja Loca. Mientras tanto, vaya de adelanto este retrato, que es tanto un modesto detalle hacia mi amiga como un diseño de personaje para el cómic.

Como curiosidad, os dejo estos WIP del dibujo:

El primero es el diseño de la ropa con un poco de trabajo informático en la piel y poco más. El segundo es un primer intento de ropa, con elementos como las alas casi acabados, y el fondo casi acabado. Los dos de abajo son otras versiones alternativas de la textura de la tela.

26.10.05

¡Salón! Y emociones asociadas.



-El lunes ayudé un poco a Panda con su cosplay. Ilusión.
-Me descubren lo que podría ser un acto de justicia. Satisfacción.
-Me entero de que Spaguetti no estará. Rabia.
-Colaboro en el grupo de cosplay del que formaré parte en Barna, siendo la primera vez que lo hago. Agradecimiento.
-Me entero de que no podré ir al Expocómic por problemas con las fechas. Decepción.
-Faltan dos días. Impaciencia.

23.10.05

Cinco damas:


"Aunque a veces me hagas cabrear un poquito, te quiero".
Dicho por una belleza a la que echo mucho de menos y quiero cada vez más.

"¿Tú no oyes una voz en tu cabeza?"
Dicho por quien será personaje de un cómic, pero no lo sabrá hasta que lea esto.

"El que no sabe hacer su trabajo, se mete a profesor. Y el que no sabe enseñar, da clases de educación física".
Dicho por una amiga enfadada y frustrada por la incompetencia del personal docente.

"Le mataría. Lo digo en serio. Le mataría sin ningún cargo de conciencia, si no lo hago es por miedo a ir a la cárcel. Pero te juro que podría matarle para evitar que ocurra eso."
Dicho por una buena amiga a la que comprendo, sobre todo porque las razones para que piense así se las di yo. Pero lo único que podemos hacer es esperar y ver cómo va todo, y rezar porque yo me equivoque.

"No, no".
Dicho por alguien adorable que no sabe mentir.

18.10.05

Cosas sobre este finde:


-Que un simple rectángulo de cartón puede provocar fuertes emociones, si quien te lo envía es alguien a quien echas muchísimo de menos. GRAZZIE.
-Que cada vez quedan menos caballeros capaces de mantener su palabra.
-Que mi estupidez me puede llevar a perder lo mejor que he tenido.
-Que no es buena idea prestar cosas muy caras, y menos a cierta gente.
-Que su amigo no sólo es tan gilipollas como yo pensaba, sino que ahora todos los que vieron lo que hizo lo saben. Empiezo a cansarme de advertir a quienes no me escuchan, y de que cuando ven que tenía razón no aprendan la lección, ignorando mis siguientes advertencias.
-Que su risa es contagiosa.
-Que el amiguismo está demasiado extendido, más de lo que suponía. Pensaba que no era tan difícil ser medianamente imparcial al tomar decisiones de esa índole, pero me equivocaba.
-Que la gente "normal" oye voces en sus cabezas.
-Que New York quizá no esté tan lejos.
-Que cierta persona siempre puede sorprenderme con su agilidad mental. Dentro de un año y pico podría plantearme volver si ella corrige los errores que me lo impiden ahora.
-Que la falta de sueño produce monstruos.
-Que sigue tan loca como siempre, e igualmente adorable.

9.10.05

YOU ALL EVERYBODY



¿Qué tienen en común un Dragon Negro, Mr. X, un Muro y el errante? Que los cuatro dieron un concierto de J-Pop en Basauri este sábado.

No faltó de nada: un escenario (no muy grande, pero de sobra para nosotros), vallas metálicas para contener a las masas, luces, fans histéricas, espontáneos invadiendo el escenario cuando cantábamos una que se sabían, etc... incluso un cadáver para dar ambientación gótica (hasta que se levantó, claro). Por desgracia las pocas fotos que saqué (cuando no habia subido aún al escenario) están en el móvil, así que ruego a quienes lean esto, si por un milagro fuesen algunos de los que nos sacaron fotos y videos, que los cuelguen y me envíen el link.

Sobre las demás anécdotas de la jornada no me extenderé, así que van en modo metralla, más o menos en orden:
Puntual pero luego no, por culpa de la Pebeta; pizza, risas y espadas mientras el Lupus y yo planeamos un homicidio masivo; góticas a las 10 en punto; hervidero de orcos en el Casco Viejo, con hilarante anécdota; planeando un corto interesante; no recordaba cuánto echaba de menos a la Vikinga; donde hay comunistas bailones hubo una llegada masiva y nos vamos; ¡división!; conversaciones sobre lo que está bien y lo que está mal, y lo que algunos esperan pero nunca ocurrirá; ¡reunión!; más bailes en muy grata compañía, especialmente para los ojos; de nuevo ¡división!; Alf inesperado y viaje al concierto masivo, donde me encuentro con las tres últimas incorporaciones, Lianta incluida; más conversaciones y bailes, ¡y empieza el J-Pop!; tras el conciertazo, reencuentro, viaje y despedida de la mayoría; paseos largos con ella, columpios bajo la atenta mirada de Puppy y vuelta a casa a las diez de la mañana.
No ha estado nada mal, desde luego.

7.10.05

Los caballeros que dicen NO.



Cuando la Cantora, a quien por cierto veré de nuevo en noviembre (cuento los minutos), me veía acompañarla de vuelta a casa todas las noches, se extrañaba. A la reciente feria del libro de Madrid me acompañó el Mago, y la Cantora se extrañó el doble al ver que ambos la acompañábamos sin aceptar un NO por respuesta.
El Fast Ship llevó a una dama a casa, y cuando ella estaba abriendo el portal, comprobó que él seguía allí, esperando en el coche, sin arrancar. Se acercó y le preguntó si estaba esperando a que ella entrase, a lo que él naturalmente respondió con un SI. Ella quedó gratamente sorprendida.

Por alguna razón, lo que a nosotros tres (y otros) nos parece natural, acompañar a las amigas a casa si se ha hecho tarde, por si acaso, a otros les parece una precaución innecesaria. Claro, pensarán, esas cosas les pasan a los demás; nunca a nosotros. Como matarse por conducir con dos copas de más, pillar el SIDA por no tomar precauciones, tener cáncer por fumar... eso les pasa a los pobres desgraciados que salen por la tele contando sus dramas, pero no a nosotros. Se ve que el guionista que escribe nuestras vidas es distinto del suyo, según quienes así piensan.

Pero se equivocan. Esas cosas pasan. Les han pasado a, al menos, dos amigas mias; a una, siendo aún demasiado joven incluso para que lo que le pasó fuese aceptable dando consentimiento. A la otra, siendo ya una joven adulta, aunque eso no es mucho consuelo. Sus vidas cambiadas, hechas pedazos, porque un par de individuos nauseabundos decidieron que así debía ser.

Así que los caballeros no aceptamos un NO. No queremos oir un "NO me acompañes a casa que mañana madrugas", un "NO hace falta, si vivo aquí al lado" o un "NO sigas, desde aquí el camino es seguro". Acompañarlas es un sacrificio nimio comparado con lo que ibamos a sufrir si nos enteramos de que, por volvernos antes a casa, hemos permitido que algo horrible les ocurra.
Y, de todos modos, ¿quién ha dicho que acompañar a una bella dama sea un sacrificio?

Tema aparte es el de los caballeros según la circunstancia, o como podríamos llamarles, los caballeros que a veces dicen NO. Los que pierden el culo por acompañar a sus amigas, pero dejan a una amiga mía en mitad de Indautxu a las 4 de la madrugada, teniendo que atravesar todo Bilbao para llegar a su casa, situada en un barrio poco seguro. Pero claro, ser un caballero sólo de apariencia es fácil.

2.10.05

Caza.



Quiso el destino que una gacela fuese abatida por el disparo de un cazador, aunque aún con fuerzas para intentar escapar. Como la acción de arrastrarse no permite la velocidad que consigue un jeep, pronto fue alcanzada. La esposa del trampero, ecologista concienciada y vegetariana convencida, sufría al ver las lágrimas que corrían por la faz del venado, así que trató de calmarlo, asegurándole que su esposo era un hombre bueno, amante de su familia y amigos, generoso y leal, que jamás mentía ni traicionaba la confianza de quien en él la depositara.

-No es eso lo que me duele -respondió el animal-, ya que no soy pariente ni amigo suyo, y por tanto esos detalles me son irrelevantes. Es la sangrante herida la que me daña, y la inminente muerte a manos de tu esposo lo que me preocupa.
-Pero creo que le juzgas mal- repuso ella, sintiéndose incómoda al comprobar el recelo que la pieza sentía hacia su esposo-. Te aseguro que no tiene mala intención, y estoy segura de que te aprecia. Muchas veces, cuando le hablo de la vida animal y la naturaleza, él está de acuerdo conmigo en todo cuanto le digo.
-Quizá sea así cuando habláis, no tengo por qué dudarlo. Pero ahora no estamos en una de vuestras conversaciones, y son los actos los que captan mi atención, no las palabras. Podéis insistir cuanto queráis en que vuestro esposo es noble y bueno, y no tengo motivos para dudarlo. Quizá sea la mejor persona del mundo, quién sabe. Y puede que penséis sinceramente que en el fondo simpatiza conmigo; pero veo que se me acerca con un cuchillo dispuesto a matarme. ¿Debo hacer más caso a vuestras palabras que a lo que los hechos me dicen?

La señora no contestó. Se limitó a mirar a otro lado para no ver la matanza, a apartarse para no manchar su vestido de sangre, y a taparse los oídos para no oír los estertores finales de la presa. Más tarde, mientras volvían a casa, inició con su esposo una nueva conversación sobre el tema, alertada por su actitud anterior. Él explicó que sentía que el animal estaba sufriendo por la accidental intromisión en la trayectoria de su disparo, que jamás habría acabado con su vida de existir otra opción y que, además, se sentía ofendido porque ella sospechara que había intención de hacer daño en sus frecuentes salidas de caza. Añadió que llevaba una mala temporada y que cualquier acto por su parte que pudiera parecerle ilógico, dañino o irrespetuoso con la naturaleza debía ser achacado a un malentendido.
Ella se tranquilizó notablemente al recibir esa respuesta. Por supuesto que el hombre que amaba no podía hacer daño, normalmente, ni a una mosca. Eran las circunstancias las que le hicieron obrar así. Se disculpó con él por pensar mal, y más tarde le preparó una opípara cena con la carne del venado, que él engulló encantado en el comedor, sentado bajo las numerosas cabezas disecadas de sus presas anteriores.

1.10.05

Noche rara.



-Pasar tiempo con dos personas maravillosas.
-El barman duro de oido y la fórmula de la invisibilidad.
-Confianza mostrada por quien no suele hacerlo, muchas gracias por esa conversación.
-Aprecio recibido por quien menos cabía esperar.
-Noche gótico-nipona, con compañero caido por el camino.
-Discusión con quien menos lo merece, sobre un tema del que no quería volver a decir nada.
-La echarán de menos. Yo llevo tiempo echándola de menos.