La trilogía del 0zi errante.

28.2.05

Microrrelato.

Cuando la dominatriz abandonó la casa, la mitad de los ocupantes se arrodillaron ante su lacayo y le dijeron "por favor, golpéanos durante un año más".

24.2.05

Microrrelato.

Recuerdo que cuando me lo presentaron, me costó un gran esfuerzo localizar su cabeza. Su afición por las tallas grandes, según me enteré más tarde, le venía de niño. Su familia no nadaba en la abundancia precisamente, y él no estrenó jamás una sola prenda de vestir. Pero lejos de sentirse avergonzado o acomplejado por ello, convirtió su necesidad de vestirse con ropa que se le había quedado pequeña a sus hermanos mayores en una afición e incuso un estilo propio. Cuando, ya adulto, podía elegir qué llevar, siempre optaba por tallas excesivas, desmesuradas.
Pero esta vez, a juzgar por la expresión de quienes me rodeaban, no era yo el único en pensar que se había pasado. El traje que llevaba era tan amplio que fácilmente podría esconderse dentro y no ser encontrado en horas. Él afirmaba que se sentía enormemente orgulloso de él pese a los naturales inconvenientes de llevarlo.
Pocos días después le encontraron muerto; se había echado una siesta con su traje puesto, y su respiración se ralentizó hasta detenerse debido al peso de la ropa sobre su pecho. Se le enterró, como es habitual, con su mejor traje. Hubo que ampliar el cementerio municipal, y la excavación duró varios días, pero finalmente recibió sepultura. Se dice que la ampliación de la línea dos del metro pasará por su manga izquierda.

23.2.05

Se echó atrás la manga y miró nervioso lo hora. No era necesario, pues tenía ante sí, en lo alto de un monumento en mitad de la plaza, un reloj tan grande como puntual. Pero ese era uno más de entre tantos gestos repetidos compulsiva y teatralmente, una y otra vez, a cada minuto que pasaba. Aún faltaban tres minutos para la hora de la cita, pero él llevaba allí casi un cuarto de hora, víctima de la tendencia de algunas personas de actuar como si el llegar antes a todas partes precipitara las acciones de los demás.
El rato pasado allí le había resultado insoportable. A diferencia del resto de las personas que por allí pasaban, él no veía ese lugar como parte de su mundo. Para él su mundo era su cuarto, un mundo cuyas fronteras naturales estaban definidas por una puerta y una claraboya, un mundo con seres hostiles rodeándole, el menor de los cuales no era una madre posesiva a la que necesitaba tanto como detestaba y que, tras el fallecimiento del padre y en su afán de proteger a su único hijo de todo daño, se dedicó a socavar su masculinidad durante toda su infancia, criando virtualmente un eunuco, castrado no física sino socialmente. Un mundo estable rodeado por un océano precolombino por cuyos límites caería al abismo si se alejaba demasiado de tierra firme.
Y eso hacía en este momento, permanecer alejado de su estable y pacífico mundo. Miró el reloj de nuevo. Faltaban dos minutos.
Jugó de nuevo a imaginar cómo serían las facciones de la muchacha con la que había quedado. ¿Sería hermosa, fea, vulgar? ¿Alta, baja, robusta…? ¿Acaso importaba? Fuese como fuese, lo que estaba claro es que valdría más que él. Por alguna razón, lograba dar buena imagen en internet, con escritos trabajados y un tanto efectistas que apelaban simultáneamente al intelecto y al corazón de los lectores. Era bueno transmitiendo sus pensamientos y emociones por escrito, pero por desgracia esa era su única virtud. La mujer, si es que lo era, pues es sabida la tendencia al travestismo nominal de tantos internautas varones, no sólo se expresaba mejor que él, sino que seguramente poseería cualidades de las que él carecía. Sería difícil que no fuese así; no podía imaginar a nadie tan mediocre como él en todos os aspectos: feo, grotescamente corpulento, torpe, tímido, cobarde… Temía el momento en que ella llegase y viese cómo era el hombre tras el nick; se sentiría asqueada y repelida, seguro.
Un minuto.
Imaginó su cara, aún sin facciones en su imaginación, pero pese a todo retorcida en una mueca de desagrado. La imaginó buscando una excusa para irse, o simplemente llegando, viéndole, y yéndose antes de presentarse a él. Eso sería casi mejor, pues le privaría del recuerdo de su rostro perfecto mirándole con asco. Pero si eso ocurría, no podría evitar que su amiga, con la que llevaba meses charlando por internet, dejase de hablarle. ¿Quién querría tratar con alguien como él? Sería mejor no arriesgarse. Su amistad con ella era demasiado bonita para estropearla exponiéndola a la cruel realidad.
Era casi la hora. Se levantó del banco en el que había quedado con ella, y caminó pesadamente, lo más rápido que le permitían sus torpes piernas, para salir de la plaza. Cuando iba a girar una esquina, miró por última vez el lugar de la cita. Vio a una joven, no muy guapa pero bonita a su manera, acercarse tímidamente al lugar, mirando alrededor. No podía estar seguro de que fuera ella. La chica miró su reloj, luego se quitó las gafas y las metió en su bolso. Parecía nerviosa.
Él pensó en su habitación, segura y cómoda, en la cuasi-adoración de quienes no le conocían en persona, y en lo que le dolería perder eso si la chica contaba a todos lo repugnante que él era. Pensó también en lo que le gustaría tener una amiga de carne y hueso, y si se arrepentiría de irse de allí sin hablar con ella, sin dar una oportunidad a la muchacha. Su miedo y su voluntad entablaron una batalla por el control de la situación.
Finalmente tomó una decisión.

22.2.05

Crítica.

Hace unos pocos mensajes colgaba aquí un dibujo de una amiga, caracterizada como un ángel. Acabo de leer una crítica de las que me gustan, en la web en la que cuelgo todo lo que hago:

""Compartmentalized color" doesn't work. Decide on the color of light first; its complementary color will give you the base color of shadow; and every single color in your picture must be done in respect to these two. The third uniting color, if it is present, is the ambient color of the environment when it is not the same as the main light.
You should never use pure darkening or lightening of the same base color to represent light and shadow, that looks false. All lights and shadows must be colored.

What to do to avoid it - well, first of all, follow the classic rule of "tone first, color second": the flawed coloring does exactly the opposite. Plan the color composition so all colors form a harmony. And think of how the colors interact: how presence of a colored object affects other color objects in the painting. The latter is a skill learned slowly, I have to admit, but it's a very advantageous one to have.
A good starting point / refresher is the section on color in "Creative Illustration" by Andrew Loomis. And of course, nothing beats exercising the eye by observation and identifying tone and dominant hue in everything.
"

Ojalá todas las críticas fueran tan constructivas como esta. Si os fijáis, no dice nada bueno de mi dibujo, no me anima a mejorar, no resalta las posibles virtudes del dibujo, sino sólo sus carencias. Y es la mejor crítica que he recibido.
De eso se trata, ya no soy un niño que necesita palmaditas en la espalda para sentirse mejor. Obviamente eso no quita que agradezca sinceramente las palabras de quienes de verdad creen que dibujo bien, por supuesto, pero dejo aquí esta crítica para que la gente tenga claro que si ven algo mal en lo que hago, me gusta saberlo. Soy raro, lo sé ^_^

Por cierto, el autor de esa crítica es un artista israelí llamado Eugene Arenhaus, especializado en dibujos de animales antropomórficos. Si queréis ver cosas suyas, os dejo unos links:
Vistiendo
Bosque
Gata
Granja

21.2.05

Tutorial sobre las mentiras.

Hola niños. En el episodio de hoy de “ozi educa y divierte” vamos a aprender a distinguir a un mentiroso de una persona sincera, siguiendo unas normas sencillas. En principio no deberían suponer ninguna novedad para cualquier persona adulta, pero dado que mucha gente no parece conocerlas y cae en la más ignominiosa credulidad con quien no lo merece, procedo a explicar estos sencillos preceptos:

1-El mentiroso no sabe mantener una misma mentira.
Sí, hijitos, cuando una persona cambia su versión de unos hechos dependiendo de con quién esté, se trata o bien de un desequilibrado mental o bien de un mentiroso. A veces, ambas cosas. Si sabéis que la persona que os ha contado algo ha cambiado su versión varias veces según con quién hable, e incluso llega a cambiar la versión que os ha dado cuando, pasado un tiempo, le pedis que os lo vuelva a contar, podéis afirmar con certeza que os miente.
La razón es obvia, si cada vez que cuenta unos hechos los cambia, no pueden ser ciertas todas las diferentes versiones que da. ¿cómo podemos confiar en que la versión que nos ha dado es la correcta, si miente a todos los demás? Es de sentido común.

2-Una persona sincera no teme a las pruebas.
Cuando un mentiroso fabula un embuste de envergadura, puede encontrarse con que una grabación, un testigo o cualquier otro tipo de prueba con el que no contaba en un principio le arruinen todo su trabajo. Vaya por dios. Sin embargo, quien dice la verdad no teme los medios empíricos que puedan ofrecer a la gente una visión fidedigna de los hechos, dado que esa visión sin duda encajará con la que él ha tratado de transmitir.
En consecuencia, suelen ser sólo los mentirosos quienes tratan de ocultar las pruebas, mientras que quienes dicen la verdad no dudan en pedir que investiguen cuanto quieran.

3-No por ser amigo se es sincero.
Las raices de la amistad son difíciles de aislar. Los vínculos que se crean entre personas son de lo más variado, hay quienes se consideran amigos de aquellos con quienes más se rien, otros exigen a sus amigos que halaguen su ego, algunos piden a los amigos que nunca discutan con ellos… algunos pedimos sinceridad. Tiene que haber de todo. Pero está claro que quien nunca ha exigido sinceridad a un amigo, quien rehuye las discusiones incómodas, quien no acepta críticas constructivas porque se siente amenazado por ellas, quien pide a sus amigos que se pongan de su lado en cualquier situación, incondicionalmente y sin permitirles duda alguna, difícilmente sabrá lo que es tener amigos sinceros; más bien lo contrario, le resultará habitual hallarse rodeado de hipócritas a quienes les resulta fácil seguirle la corriente allá donde una persona franca habría tenido problemas para evitar un enfrentamiento.
Como decía, tiene que haber de todo y cada uno elige el tipo de amigo que prefiere. Pero lo que no es de recibo es tener como amigo a una persona que sabes falsa e hipócrita y, sin atisbo de duda, creer ciegamente lo que te diga cuando otras personas, quizá menos simpáticas y menos próximas a ti, han demostrado ser muchísimo más fiables. Una cosa es la amistad y otra el fanatismo cerril.

4-Un mentiroso no quiere razonamientos, sino fe ciega en sus palabras.
Dado que la situación que un mentiroso describe no es real, no le interesa analizarla ni comprenderla desde otros puntos de vista. Simplemente impone su mentira y con eso, todo está resuelto. Eso significa que es inútil tratar de mostrar a un mentiroso un punto de vista diferente sobre sus mentiras, analizar sus historias o darle razones para mostrarle que se equivoca en alguno de sus argumentos.
Una persona que dice la verdad no ha pensado en los hechos como algo de lo que convencer a los demás, sino como una situación que ha tenido lugar y que, por supuesto, estará encantado de poder comprender mejor. Los argumentos y razones dadas a un sincero son acogidos de buena fe, por lo general.

Ejercicios para casa:
Problema 1:
Dos individuos son encontrados enzarzados en una pelea. Cuando se les detiene, ambos afirman que sólo se defendían del ataque del otro. Entonces un vigilante afirma que tiene una grabación de seguridad en la que vemos el comienzo de la pelea. Al oir eso, uno de ellos pide que se muestre la cinta, mientras el otro intenta impedir que se vea mientras insiste en que hay que creerle a él.
Sin necesidad de ver la cinta, ¿Cuál de los dos dirías que miente? Razona la respuesta.

Problema 2:
Un amigo al que conoces desde hace nueve años, en los que ha engañado a su novia, traicionado a algunos otros amigos y mentido a su familia en numerosas ocasiones, se pelea con otro amigo tuyo, más reciente y con el que tienes menos confianza. Si este otro amigo es considerado muy franco por todo el mundo y además nadie es capaz de recordar una sola vez que le haya pillado mintiendo, ¿habría que creer al amigo que conoces de hace más tiempo, cuando afirme algo que este otro niega? Razona la respuesta.

Problema 3:
Un amigo tuyo le dice una cosa a otro amigo por Messenger, te dice otra muy diferente sobre ese mismo hecho en persona, y cuelga en internet una versión de ese mismo hecho diferente a las anteriores.
¿Debes creer incondicionalmente que alguna de esas versiones es cierta sólo porque es tu amigo? Razonar.

Problema 4:
Un amigo te dice que otro tipo ha publicado una serie de injurias y libelos sobre él en una web. Pero ese mismo amigo se ha encargado de que la web esté inaccesible para nadie, de forma que no puedes comprobarlo. Curiosamente, el tipo que supuestamente ha escrito esas barbaridades pide públicamente que la web vuelva a estar accesible al menos para tí, sin temor de lo que puedas pensar de él al leerla.
¿Crees que tu amigo es sincero, o lo es más quien desea que tengas acceso a la información que supuestamente le incrimina? Razona.

Espero que estos consejos os hayan sido de utilidad. Si aún así tenéis problemas para distinguir las verdades de las mentiras, seguramente necesitaréis instrucciones más detalladas y simples, como las expuestas en el libro “cómo ser mentiroso sin que te pillen”, del doctor Sergei K.

17.2.05

Relato.

Helmut nunca había visto unos ojos como aquellos. Sabía, como todos sus compañeros, que ciertas razas no podían compararse, ni siquiera estéticamente, con la suya. Se sentía orgulloso de ser un digno representante de la raza aria, destinada a gobernar con sabiduría a todas las demás. Por eso le desconcertaba encontrar una mirada tan bella, tan profunda, tan intensa, en una joven de cabellos rizados y piel aceitunada que impedían al teniente Helmut Von Hesse olvidarse de que se trataba de una gitana.
Por alguna razón, mirar esos ojos le producía una honda desazón; pensó en lo que se perdería si ardiesen en los hornos, temió verlos marchitarse bajo los efectos del gas, se estremeció al imaginarlos ocultando su brillo y color en una fosa común. Se dio cuenta, horrorizado y maravillado, que se estaba enamorando de esa mirada anónima que denotaba la profunda tristeza de la muchacha. Y contra toda lógica, contra toda ley y enseñanza, decidió que evitaría esa tragedia sin importar lo que le costara.
No fue nada fácil para él sortear los obstáculos que encontró mientras trataba de evitar el destino que sus superiores deparaban a esa mirada que había perforado su corazón. Pero pese a las dificultades lo logró; y ahora, ya en su hogar, se servía una copa del mejor champán que había encontrado en la bodega de una rica familia de joyeros judíos a los que habían trasladado unos días antes, mientras observaba el frasco de cristal desde el que, flotando en un solución conservante, le observaban esos ojos brillantes, mágicos, hermosos, que ya nunca perderían su belleza.

16.2.05

Microrrelato:

No tenía juguetes ni comics, pues su padre nunca le compró ninguno, poco partidario era de las ilusiones escapistas que estos provocaban, y prefería apostar por la sobriedad de los libros académicos. Su madre ya no estaba entre los vivos para hacerle regalos no literarios; recordaba perfectamente el día que bajó al sótano en el que su padre trabajaba y le vio maquillando su cuerpo inerte.
A veces quería ser como los demás niños y poder jugar con un padre que no tuviera una profesión que provocaba las bromas y burlas de sus compañeros de clase. Ellos se lo perdían, pues nunca sabrían lo divertido que podía ser jugar, cuando su padre dormía, con muñecos de tamaño real que, hasta hacía un par de días, habían sido vecinos, parientes o profesores.


Gracias a la Pebeta por la idea original

15.2.05

Dibujo.

Hoy quedé con un ángel, junto al semáforo de Jack Bauer y bajo una lluvia torrencial, para desayunar y darle su retrato, que podéis ver aquí:



Tengo que ponerme al día con los dibujos. Ya iré colgando lo que haga.

14.2.05

Donde dije digo…

A veces tienes que comerte tus palabras. Hace unos días dije en este blog que no colaboraría en cierto proyecto, pero finalmente es muy posible que tenga que hacerlo. Cosas de recibir la información con cuentagotas.
Pero además, mi negativa absoluta y definitiva a volver a cierta asociación se ve amenazada por una conversación de hace un par de días. Hay algo que me haría cambiar de opinión de inmediato, y ese “algo” podría darse tras estas elecciones, o dentro de un par de años. Si ocurriera, no tendría inconveniente en volver, de hecho es algo que tendría que haber ocurrido hace ya tiempo, pero en principio a la gente le parecía mal. Veremos.

12.2.05

¡Más fotos del carnaval!

Esto es lo que pasa cuando se carece de ideas para escribir. A poner fotos, que también parecen gustar al respetable público:


Observen la mano del Fenicio. No sabe nada, este hombre.



La mujergato acosando a la Tamagotchi, que por cierto se dejaba querer.



Pero una mujer no es suficiente para la gatita, así que pronto empezó a atacar a la Pebeta también.



La Pebeta y yo, combatiendo el frío.



La mujergato y la ratona, er... este... combatiendo el frio.



¡Aquí todo el mundo tenía frio!



Dos preciosidades, un friki, y un homínido que no sé por qué salía en la foto. Al menos el que está de pie se curró el disfraz.



Pedazo de disfraces, seguro que en el estreno de la tercera de Star Wars les vemos por ahí.



La pebeta, la ratona y yo, en cómoda y natural pose.



Ratona, Pebeta y Tamagotchi tolerando mi presencia.



Lo que la mujergato y yo le hacemos a la Pebeta se denomina "ataque de pinza":



La caidíta de Roma:



Si te gusta mucho Stargate, puede que tardes en ver a la Pebeta en esta foto.


Bueno, se acabó la vaguería, el próximo mensaje estará más curradillo. Espero. Aunque si acabo haciendo lo que creo, no me lo curraré mucho, me temo xD

9.2.05

Pena. Me habría gustado tener un calendario hecho por mí (los retoques de las fotos, quiero decir). Pero no vale la pena, ahora lo sé. Y no es lo único.
Recuerdo el "hazlo por ellos" que me repetía contínuamente y con el que me obligaba a permanecer despierto a altas horas de la madrugada, aguantando para poder entregar mi parte a tiempo (en realidad, la parte de otros, que cuando todo falla me encargan a mí), dos noches consecutivas. Yo hubiera preferido hacerlo con más calma y para otro evento, pero para algunos era importante tenerlo a tiempo para esta ocasión. Recuerdo los esfuerzos, las horas malgastadas, el sueño perdido, los días en los que, cuando parecía que todo estaba hecho, aparecía una nueva dificultad.
El esfuerzo dedicado en una docena de tareas a lo largo del año mientras veía a la mayoría no hacer absolutamente nada. El dinero de mi bolsillo gastado en actividades que ilusionaban a otros. Hazlo por ellos.

Pero a ellos les daba igual. De sesenta personas, le ha importado mi partida a un puñado, me han apoyado (de verdad, no diciéndome en privado que están de mi lado, sino estándolo en público) unos cuatro o cinco. Irónicamente, una persona que se vió perjudicada por mí acabó siendo una de las DOS personas que me ha defendido en un foro privado en el que teóricamente no me entero de lo que se dice. Aquellos que hubieran perdido más de no hacer mi parte, están encantados con que se me quite de enmedio.

Estoy harto. O más bien, cansado. Lo dejo. Que se encargue otro, que según algunos, gente con mis aptitudes sobran.

Fotos (primera tanda)

Aquí algunas fotos de lo acontecido este finde:


Aquí un curioso metamoru (combinación) entre Naruto y un muñeco "troll".


El caballero negro de los Monty Pithon (sí, lo de la cabeza es una papelera):


La más bella diosa oscura, caracterizada como una gothic lolita (sea lo que sea eso, a ella le sienta de maravilla):


Detalle de la (hermosa) cara de la diosa


La mujergato encarnando a la princesa Mononoke. Nunca pensé que una encarnación mortal del personaje pudiera ser más bello que su equivalente animado:


¡Asi no se toman las tartas! ¡Que el barquillo no es para eso!


Al final la Tamagotchi consiguió sus fichas:


La pebeta, tan guapa (y somnolienta) como siempre:


La ratona chupando un limón para quitarse otro sabor de la boca. No diré de qué sabor se trataba:


La ratona y yo agasajamos a la pebeta:


Tamagotchi y la mujergato dando rienda suelta a su pasión:


La pebeta y yo:


Por la mañana le saqué a la Pebeta la última foto de la jornada tras dejar a la Mujergato en su portal. Estaba mona, ¿a que sí?

6.2.05

Sábado sabadete.

Acabo de levantarme, llegué a casa pasadas las diez de la mañana. Vaya nochecita.

Ayer quedé a las ocho y media con el grupillo habitual, más o menos. Antes pasé a recoger a la Pebeta, cuyo disfraz le provocaba cierta vergüenza si iba sola, cosa que no entendí al verla ya que se trataba de un traje de época no muy elaborado (cosa de haberlo hecho el día anterior) pero ciertamente elegante.
Luego fuimos en metro a Unamuno, donde ¡Sorpresa! Fuimos los más puntuales. Poco después llegaron el Mago, la Mujergato y el Fenicio, y los tres fuimos al bar, donde pronto se nos unieron la Tamagotchi, Pacman y la Ratona. Por desgracia la Diosa Oscura no estuvo allí para alegrar nuestros corazones y sobre todo la vista. Otra vez será.

Va a ser difícil describir lo que fue ocurriendo a lo largo de la noche. Omitiré el poco prometedor comienzo, y saltaré directamente al momento posterior a que la Pebeta y yo recogiéramos a Totoro, Licor del Polo, Patachula y Donnie Darko en Unamuno para guiarles al bar.
Digamos que la palabra “orgía” pasó por la cabeza de los asistentes en varias ocasiones. Como momentos memorables, el magreo de la Mujergato y la Tamagotchi, las fotos que hicimos de los morreos entre diversas combinaciones de personas, y creedme si os digo que yo no me quejaré de las dos preciosidades que me tocaron (mañana fotos), la Mujergato convertida en Sísifo, los mareos cercanos al coma etílico de don “yo aguanto la hostia bebiendo” xD, etc… Aunque yo no bebo, me permití gorronearle un poco del vaso a la Pebeta, y me sentó tan mal como de costumbre; aunque no se me notaba (o eso creo), mi comportamiento, de habitual un tanto extraño, se vio alterado significativamente hasta llegar al absurdo. De nuevo, considero mejor no dar detalles.
Tras salir del bar, y tras una parada para comer y varios encuentros con conocidos, nos despedimos del “cuarteto Santurce”, llevamos al Mago a su casa y seguimos en dirección hacia una discoteca cuyo nombre no consigo recordar. Antes pasamos por el Burrikin para comer algo de nuevo, y allí nos despedimos de Tamagotchi y Pacman, que no tienen aguante.
Y luego fuimos a la disco (a mitad de camino la Pebeta se dio cuenta de que se había olvidado los guantes en el Burrikin que ya estaba cerrado), en teoría para saludar a una amiga y salir, que había prisa, pero luego las que tenían prisa estaban encantadas allí, así que nos quedamos un buen rato bailando, y lo pasamos muy bien… especialmente la Mujergato y la Pebeta, cuyo baile lesbo-erótico llamaba la atención de todos los varones circundantes. Y no creáis que bailaron poco tiempo, no…

Al margen de todo eso, una persona me dio una gran alegría, ella ya sabe quién es y no hace falta que sea más explícito. Gracias, “pidefichas” ;)

En general me lo pasé de maravilla. Y no, como estaréis pensando, por los momentos “picantes” de la noche, sino por algo tan simple pero tan difícil como ver a mis amigos pasarlo realmente bien, reírse como locos e irse de allí con una gran sonrisa en los labios. Eso es impagable, y hacía tiempo que una noche no daba tantas satisfacciones a los presentes. Que se repita.

Poco más que contar, mañana fotos (sé que lo dije ayer, pero esta vez es de verdad de la buena). Y qué fotos.

Premios a los disfraces más llamativos de la noche:

OZI al disfraz más eróticamente suicida: Las lolitas vestidas con bikinis de tigre estando a una temperatura de dos grados sobre cero.

OZI al disfraz más original: El Pasapalabra, consistente en un concursante con los cascos del programa puestos y el círculo de letras alrededor.

OZI al disfraz más apetecible: Galletas Oreo (ñam ñam)

OZI al disfraz más apropiado a esas horas: El dormilón. Lástima que se buscasen tantos problemas al entrar en una discoteca atestada.

OZI al disfraz mejor interpretado: CSI, dos agentes de la policía forense sacando huellas al mobiliario urbano de Bilbao, alumbrando con una linternita calcada a las de la serie, hablando en muy lograda jerga policial y ¡deteniendo a un tipo que pasaba por allí y que no conocían de nada!

OZI al disfraz más friki: Los dos curradísimos trajes de Stargate.

OZI al disfraz más cinefriki: Los Uruk-hai gruñendo y blandiendo sus hachas.

OZI al disfraz más naif: El conejito de pega de Duracell.

OZI al disfraz más anti-SGAE: Los piratas informáticos (corsarios de los de toda la vida, pero con collares llenos de disketes con nombres de programas conocidos).

OZI al nuevo disfraz más cansino: El “Pelanas”. Por favor, el año que viene no quiero ver este disfraz infestando las calles de nuevo.

5.2.05

Loor a Legba.

Barón Samedi observa con su copa en la mano, tramando alguna broma pesada.
Erzulie espera su momento inspirando con su belleza y amor a las asistentes.
Carrefour, la sombra y las tinieblas, se acerca a una desprevenida joven agasajándola con su encanto.
Los demás loas hacen lo que se espera de cada uno de ellos, y la fiesta seguirá creciendo hasta el Mardi Gras, el martes gordo.

Es carnaval.

Aunque por estas latitudes no tenga el encanto y el significado que tiene en otros lugares, no deja de ser una fiesta interesante. Sobre todo para mí, pues me permite ver a mis amigas, que son auténticas preciosidades a diario, aumentando su belleza con el exotismo de los disfraces.

Ayer vi a la Diosa Oscura vestir la decimonónica vestimenta de una preciosa lolita gótica, a la Mujergato encarnar en (espléndida) carne y hueso a la protagonista de la Princesa Mononoke, y a la Tamagotchi encarnar a una de las aguerridas protagonistas de esa aburrida pero curiosa película llamada Battle Royale; vi personajes de mangas y seres de ultratumba.
También vi vermilinguos, dementes y svásticas andantes, pero estos no eran disfraces.

Posteriormente se le dio, por fin, su regalo colectivo de cumpleaños a la Diosa Oscura. Fue larga la espera, y costó mucho trabajo por parte de la Mujergato y, en menor medida, mio, escoger y conseguir lo que creíamos que podría gustarle; pero provocar su sonrisa, tan difícil de ver a menudo, recompensó con creces el esfuerzo.

Después nos quedamos en el Bidarte a ver Porco Rosso, entretenida película del maestro Hayao Miyazaki. La Tamagotchi tuvo que enfrentarse a sus nervios para hacer una presentación a la que yo colaboré con gestos que la pusieron aún más nerviosa, y que hice sólo para demostrarle lo cabroncete que puedo llegar a ser. Es curioso ver una peli tras tanto tiempo (hacía años que no la veía) y ver con otros ojos lo sabido. Básicamente me dediqué durante toda la peli a hacer comentarios jocosos y obscenos sobre sus frases con la Tamagotchi, entre otros. Eso sí, en voz baja y al oido, como debe ser.

Luego fuimos a cenar (es un decir, yo me limité a un café y poco más) en un bar-restaurante al que nunca habíamos ido, y que quedará apuntado para futuras referencias, porque todos salimos bastante contentos de allí.

Y nada más, a ver qué nos depara este dia, de momento ya hemos quedado para hacer el garrulo por el Casco Viejo. Veremos.

Mañana, fotos de ayer y de hoy, y comentario sobre el carnaval en general.

3.2.05

Citas célebres.

Otro día de vaguería, citas sobre un tema que siempre me ha importado muchísimo:

Aparta la amistad de la persona que, si te ve en el riesgo, te abandona.
Samaniego

Amigos verdaderos son los que vienen a compartir nuestra felicidad cuando se les ruega y nuestra desgracia sin ser llamados.
Demetrio de Falera

Probamos el oro en el fuego, distinguimos a nuestros amigos en la adversidad.
Isócrates

Es amigo mío aquel que me socorre, no el que me compadece.
Fuller

El verdadero amigo es aquel que está a tu lado cuando preferiría estar en otra parte.
Lew Wein

Una amistad sin confianza es una flor sin perfume.
Laure Conan

Nunca es largo el camino que conduce a la casa de un amigo.
Juvenal

Cada uno muestra lo que es en los amigos que tiene.
Baltasar Gracían

Un buen amigo es un hombre para el cual no tenemos secretos y que, a pesar de todo, nos aprecia.
León Daudí

Ahora tres citas que deberían aprenderse algunos que yo me sé:

No necesito amigos que cambian cuando yo cambio, y asienten cuando yo asiento. Mi sombra lo hace mucho mejor.
Plutarco

No tiene ningún amigo el que tiene demasiados amigos.
Aristóteles

Solo los tontos tienen muchas amistades. El mayor número de amigos marca el grado máximo en el dinamómetro de la estupidez.
Pío Baroja

1.2.05

Microrrelato.

El mítico guerrero sentó a su hijo junto al fuego, extrajo la espada Matagigantes de su vaina, y mostrándola a su vástago dijo:
-Hijo mío, esta espada ha pertenecido a nuestra familia durante varias generaciones. Tu bisabuelo mató con ella al dragón Ensmurug, su hijo la alzó contra el demonio Enzuriel y yo la usé para ajusticiar al ogro de once cabezas Urukdorn. Ahora esta espada es tuya; úsala con justicia y sabiduría.
El pequeño miró un momento la espada, luego alzó la vista hacia su padre y le respondió:
-Y tras tantas hazañas, ¿aún no puede nuestra familia permitirse comprar una espada nueva?

Lo que demuestra que los problemas de comunicación entre padres e hijos no son un problema exclusivo de nuestros días.