La trilogía del 0zi errante.

30.12.04

¡Crónica telegráfica de dos días!

trabajo un buen rato en photoshop STOP hablo con la bruja loca entre otras STOP me reuno con ella en bocatta STOP me ayuda a bajármelo y podéis pensar mal si queréis STOP luego nos reunimos con michael knight la naranja y nazareth STOP knight me lleva a portu pero antes vemos a la sucubo y al balrog STOP no pude gastar la broma y lo digo en el blog STOP hoy quede con gente en bilbao STOP estabamos la mujergato el mago el balrog la naranja el xd y la ninja STOP hablamos mucho STOP

28.12.04

Crónica de una broma frustrada.

Érase que se era un intento de broma por internet. No es que no venga bien bromear de vez en cuando en persona, pero te arriesgas a que te partan la cara, con lo que hacerlo desde la distancia viene bien para putear de igual manera al personal, sabiendo que cuando te tengan a mano habrá pasado el tiempo suficiente para que se les pase el calentón y posiblemente ya no quieran matarte.

El caso es que unos amigos conocían mi intención de poner un hilo en Tarasu avisando de la creación de una nueva asociación de manganime, cómic, miteratura y cine. La coña sería que entraría como un nuevo usuario llamado La Oveja Negra (coña sobre las "ovejas" de cierta aso, así como sobre nuestra situación en la misma antes de irnos, por no decir que es una interesante variación del nombre y logo de la tercera compañía de cómic más exitosa de EEUU, Dark Horse), avisando de la creación de la asociación de ese mismo nombre, y dejando caer algunos detalles interesantes, como que los creadores de la misma son dos individuos de quienes diría los nombres de pila pero no los apellidos, y que coincidirían con los del Mago y yo. Aparte, diría cosas como que el lema es "El trabajo os hará libres", broma cruel pero genial sobre las asociaciones actuales, y otras referencias cruzadas.

Aparte, el mensaje anterior de este mismo blog va de eso, también es parte de la broma (fijáos en la fecha, lo subí pasadas las doce de la noche, es decir, ya en 28 de diciembre). Debía servir para dar verosimilitud a la coña en el foro.

Por desgracia todo ha fallado por una absurda razón. La cuenta que creé, y que debía confirmar a través de un mail de la web, sigue desactivada porque la web de Tarasu no me ha enviado el mail de confirmación. Y como al llegar las doce de la noche la broma ya no tiene sentido, todo el trabajo y la planificación se va al garete.

Empiezo a pensar que la broma me la han gastado a mí ¬¬

En cualquier caso, siempre me preguntaré cuántos habrían caido, y cuántos se habrían enfadado; nadie tendría motivos, pero ya se sabe cómo es la gente.

P.D: Acabo de caer que podría haber puesto un hilo en mangaes y pedir a alguien que lo linkara en Tarasu. Otra vez estaré más ágil.

El Durmiente ha despertado.

Tras meses de preparativos, tras semanas de trabajo serio por parte del Mago y yo, el proyecto en el que estábamos inmersos ha dado sus frutos. Íbamos a esperar aún más, pero creemos que, tras los últimos acontecimientos, no hacía falta seguir prolongando la espera.

Espero que nadie se lo tome a mal, pues no hay motivo para ello;queremos colaborar con quienes estén dispuestos a hacerlo. Ya hay dos de manganime, muchos de rol... era cuestión de tiempo que hubiera una de literatura y cómic.

Veremos cómo nos va. Cruzad los dedos.

27.12.04

Cosas que recordaré de este año que acaba:

Próximamente pondré la lista de intenciones para el Año Nuevo. De momento, resumen de los episodios ya emitidos:


Cosas que recordaré con una sonrisa.

-El piercing en el ombligo de una preciosidad.

-Un maullido puede significar mucho.

-"Vamos a felar fatatas".

-"Ojalá" en el palacio de la música.

-La épica batalla del Telepi.

-Colmillos, lentillas, alas, colas e implantes biónicos.

-Algunas personas pueden sonreir con la mirada.

-"Eu quero facerche o amor toda a noite".

-La habitación 202.

-Un desayuno, improvisada forma de aplazar la despedida tras un viaje que yo no repetiré.

-¡CURVAAAAA!

-La modestia de las mujeres hermosas.


Lecciones que debería aprender.

-Alguien digno de la confianza de una persona, no necesariamente es digno de la confianza de otras personas.

-El mejor consejo que me han dado este año: "Nunca más pierdas una sola hora de sueño por arreglar los errores de otros".

-El sueño de la razón produce monstruos; pero a veces son tan simpáticos o atractivos que no vemos lo que realmente son.


Lo que quisiera olvidar, pero no pienso hacerlo.

-Decepciones, quizá debidas a mis altas expectativas hacia la gente.

-"Te quiero, siempre te querré. Pero ya no me gustas".

-Las lágrimas que he provocado, y las que yo mismo he derramado.

24.12.04

Aviso: Si no eres de Tarasu, no entenderás nada.

Reunión de Tarasu. Reunión polémica, claro, pero ¿no lo son todas?

Hoy hemos tenido el primer debate ordenado (alguna interrupción ha habido, pero pocas) en Tarasu. Parece que se empieza a aprender a hacer las cosas, lástima que sea cuando me vaya. Espero que en algún vocal hayan calado mis palabras sobre la importancia de hacer honor a la confianza depositada en ellos por los tarasianos, porque si no es así, mal vamos.

Por otra parte, me mosquea la solución pírrica al asunto del Vocal de Proyectos. Deberían haber elegido uno, pero es cierto que ya no es asunto mío. Ellos sabrán. Aún así, le recomendé a dos amigas que no empezasen nada sin Vocal que las coordine, así que espero que uno de los otros vocales se encargue del puesto en lugar de hacerlo entre todos, porque eso no va a ir bien.

Me dijeron, antes de la reunión, algo cachondísimo, pero aún faltan dos meses para eso; entonces veremos qué pasa, pero si se cumple lo que algunos han dicho, me voy a reir mucho.

Después de la reunión descubrí que hay mucha gente que salió de allí convencida de que tengo razón, y que incluso antes ya lo estaban muchos más de los que creía. Sorpresas te da la vida. Evidentemente no daré nombres por razones de seguridad, pero puedo asegurar que JAMÁS habría pensado que alguno de ellos en concreto podría estar de mi lado tan incondicionalmente como me lo demostró, incluso hablando de destituir a los cargos actuales cuanto antes mediante moción de censura, y cosas así.
Pero me temo que sueñan despiertos, la gente (en general, no hablo sólo de Tarasu) no se moja con nada, y con esto no lo harán. Sólo un buen puñado de gente me apoya, o sería más correcto decir que apoyan lo mejor para Tarasu, no llegan a la mitad+1 necesaria para cambiar las cosas.

Bueno, allá ellos. Yo ya he cerrado una etapa, la semana que viene llevaré el material que tengo de Tarasu (fotos, dibujos mios que aún pueden usar, etc...), y la siguiente estaré en la fiesta de Navidad organizada por la diosa oscura.

21.12.04

Microrrelato

La cirujana jefe expulsó del quirófano a sus mejores médicos de malas maneras, y sonriendo dijo al paciente: "No pienso extirpar un tumor tan hermoso".

19.12.04

Primer round

Telegráficamente (ya ampliaré otro día):

-El Langosto ha sido destituido de su cargo de relaciones públicas. Durante el "juicio" se mostró muy educado y razonable... y MINTIÓ DESCARADAMENTE varias veces. El problema es que salvo una vez que se vió obligado a echarse atrás porque en la sala había CUATRO testigos de lo ocurrido y no podía decir que los cuatro mentíamos, el resto de las veces insistió en que no recordábamos bien las cosas, nos faltaba información, o directamente desviaba el tema.

-Expresé ante la Junta mi decisión de mantenerle alejado de TODO proyecto mientras yo sea Vocal de Creatividad y Proyectos. Aunque algunos se empeñaron en entender mal lo que decía una y otra vez, finalmente se quedó en que se me dejaría hacerlo... ¿o no? Tengo que aclararlo, porque me pareció que la última frase fue algo así como "ya se tratará cuando pase", lo que no me da buena espina. No quiero pringar un par de meses y que de repente me pasen por encima y le den un proyecto a este tipo.

15.12.04

Se abre el telón. La actriz principal sale al escenario, y el resto del elenco se vuelve aburrido, mediocre, invisible.

Todos los ojos están en ella, y no es para menos. Es encantadora, abrumadora, brillante. Su presencia encandila a cuantos la contemplan. No hay otra igual.
Su rutilante figura es contemplada por los ojos de damas envidiosas, caballeros platónicamente enamorados, villanos lascivos y niños entusiasmados. Su rostro, a medio camino entre el de una muñeca perfecta y una virginal niña, destila ternura, belleza y alegría. Su voz podría provocar la envidia de los mismísimos ángeles. Es perfecta.

Su dedicación es plena. Pese a que no vive de esto, pese a que no es profesional, asume los sacrificios que sean necesarios por su público. Ensaya continuamente, estudia minuciosamente su papel, analiza hasta el mínimo aspecto de la obra y de su personaje durante el tiempo que sea necesario para realizar una interpretación sublime; y lo logra.
Su marido apenas la ve, demasiado agotado al venir del trabajo para contemplarla en el teatro sin dormirse. No entiende qué ve ella en su hobby, pero no se interpone.
Su hijo está enfermo, y requiere los cuidados continuos de su mejor amiga. Ésta accede encantada, pero más de una vez se pregunta por qué no puede cancelar una actuación, sólo una, para pasar una noche con su hijo.

Ellos no lo entienden. No sienten lo que ella al saberse adorada, deseada y amada por masas de desconocidos que darían el alma por compartir una cena con ella. No comprenden que ella encuentra en el escenario lo que nadie puede darle fuera de él.

Sus amigos la han visto cancelar su asistencia a varias citas, fiestas y compromisos varios. Pasado un tiempo, la llamaban con menos frecuencia. Después, ella dejó por completo de ir con ellos, y ellos desistieron de seguir llamándola. Ella ha elegido.

Y es feliz. Mucho. Cada vez que termina la función, los aplausos le recompensan el esfuerzo invertido, las horas de sueño perdido, las relaciones deterioradas o desaparecidas. Lo vale, vaya si lo vale.

Los aplausos desaparecen y la relación con su público acaba. Todos los espectadores se marchan, pese a que la divina actriz daría su alma por compartir una cena con ellos. Les adora, les desea, les ama, pero ellos se van y ella no puede evitarlo.
Se quita el maquillaje y se contempla en el espejo de su camerino, de nuevo ella, de nuevo real, de nuevo una mujer de carne y hueso en lugar de una diva. En ese momento, como todas las noches, se pregunta en lo más hondo de su corazón qué es tener un marido que aún la quiera y la espere en casa, un hijo que la recuerde y que desee sus abrazos como cualquier otro niño los de su madre, amigos con los que compartir charlas, risas y tristezas. Pero no puede evocar ese rincón, ya tan lejano, de su memoria. Y pese a que no recuerda lo bastante esas sensaciones como para echarlas por entero de menos, sí sabe que ha dejado de sentir algo que su público nunca podrá darle. Sabe, en lo profundo de su alma, que sus amigos y familiares la querían a ella, no a la diva; amaban la verdad, no la fachada. Con ellos nunca necesito maquillarse, ensayar o estudiar un papel para obtener su amor incondicional.

Pero ya es tarde.

Se cierra el telón. La actriz principal está sola en el teatro, y se vuelve aburrida, mediocre, invisible.

13.12.04

Abismo.

Existe cierta distancia entre la imagen que ofrece una persona y su realidad. Cuando conocemos a alguien, y a sabiendas de que la primera impresión es la que más pesa, trata de deslumbrarnos con su brillantez, de halagarnos con su educación, de divertirnos con su sagacidad... es pasado un tiempo, una vez que la costumbre y la rutina erosionan el barniz con el que se había cubierto su mundana realidad, cuando sale a la luz su auténtica naturaleza. Naturalmente, nadie es perfecto, y sólo un insensato o un infante puede esperar lo contrario; de hecho, para un individuo con algo de mundo a sus espaldas, las imperfecciones completan el cuadro aportando esas sombras que matizan y destacan las luces.
Por tanto, aunque en un principio la primera reacción es de decepción, el sentido común se impone y nos dicta que debemos aceptar lo inevitable y conceder a esa persona la potestad de albergar defectos que degraden esa imagen de perfección que nos había vendido desde un principio, de la misma manera que nosotros ocultamos nuestros defectos a sabiendas de que no podremos hacerlo por mucho tiempo y nuestra propia misera será conocida, en su debido momento, por cada nuevo amigo que hagamos. Hasta ahí, ningún problema.

El problema surge cuando la diferencia entre lo que aparenta alguien y lo que realmente es, se nos antoja inmensa, grotesca, abrumadora. Entonces la cosa cambia. Cuando descubrimos que alguien ha impostado una personalidad absolutamente falsa, que ha estado mintiendo durante todo el tiempo que le hemos conocido, que es muy diferente de la persona que conociamos. Entonces surge un abismo inmenso, y asomandonos desde el extremo en que la revelación nos ha dejado, nos resulta imposible vislumbrar el otro, ése del que partimos y en el quería mantenernos el sujeto en cuestión.

En estos últimos días ha ocurrido eso con un personaje que conozco desde hace meses. Se ha pasado ese tiempo pontificando sobre lo mucho que sabe y lo bueno que es en ciertas labores, y sin embargo cuando ha tenido que demostrarlo trabajando en un proyecto no sólo la ha cagado pero bien, dejándonos claro que mentía sobre sus conocimientos y habilidades, que eso ya es grave, sino que ha mostrado aspectos de su persona que nos han desagradado enormemente.
Por ejemplo, culpando a terceras personas de sus errores, aunque con argumentos tan cogidos por los pelos y fáciles de rebatir, que sólo ha logrado empeorar su imagen. Peor aún, intentó chantajear emocionalmente al grupo al mentir sobre una amiga que no estaba presente; al hacerlo, la dejó como caprichosa, egoista e inmadura (la última vez que alguien en mi asociación hizo algo parecido, fue sancionado sin poder ir al Salón del Manga con nosotros; espero que ahora ocurra lo mismo, sería lo justo), y encima tuvo el valor de decir que decía esas cosas porque la quiere mucho. Cosa veredes.
Y eso no es todo. Por su culpa casi no tenemos fanzine en Getxo (salvamos el proyecto in extremis), así como una de las camisetas que pensábamos vender. La animadversión que siente hacia el dueño de la tienda a la que vamos habitualmente le hizo intentar boicotear la publicidad que hemos puesto en el fanzine. Ocultó datos necesarios que él tenía sobre imprentas. Perdía el tiempo intencionadamente cuando debía darse prisa. Saltó por encima de la autoridad de aquellos a quienes debería obedecer, llegando a enfrentarse directamente al coordinador de un proyecto para imponer su opinión. Concedió a una persona algo cuando él no tenía la potestad de hacerlo, y a espaldas de quien debía decidir. Se comportó de forma despótica, borde y mezquina con aquellos con quienes estuvo trabajando el finde. Hizo trabajar de más a algunas personas, demostrándose más adelante que era un trabajo innecesario. Mentía sobre los avances de su trabajo, llegando a decir que algo estaba casi terminado cuando apenas había empezado.

Y estos son los hechos OBJETIVOS y DEMOSTRADOS. No quiero pensar en las dos teorías que el Mago y yo tenemos sobre sus motivaciones, porque eso me quema aún más.

Ahora me gustaría que aquellos que entren aquí y no pertenezcan a mi asociación me digan, sinceramente y sin saber más que lo aquí expuesto, su opinión. Pongamos que formáis parte del grupo y tenéis constancia de que todo lo que he dicho es totalmente cierto. ¿Qué haríais? ¿Le concederíais un cargo de importancia o mantendríais en el que tiene, o por el contrario le destituiríaias en caso de que ya tuviese uno? ¿Os plantearíais expulsarle del grupo? ¿Le mataríais?

Esta es una historia en dos partes; en unos dias, tras la reunión de la Junta, tendremos la segunda parte. Hasta entonces, no hagáis nada que yo no haría.

6.12.04

Ahora todo tiene sentido.

Las leyes de la genética, al final, no se equivocan. Cuando conoces a una persona maravillosa, a una de las criaturas más admirables de la tierra, esperas que haya salido de alguna parte. Y entonces conoces a su padre y dices "seguro que es adoptada", sino no se explica.
Y luego conoces a su madre, y dices "vale, ya sé a quién ha salido".

Un besazo y gracias por su hospitalidad.

2.12.04

Conversación.

-¿has leido ya xxxxxxxxx?
-No, estos días he tenido un dolor de cabeza tan fuerte que no he leido nada desde ayer.
-Hay que ver, normalmente la gente dice "el último libro que leí fue hace cuatro meses..." no "¡buf, no he leido desde ayer!" Somos raros.


Sí, el Mago, la Mujergato y unos cuantos más somos raros. Y que dure.

Empieza diciembre...

...y me gustaría estar en condiciones de escribir algo decente. Pero no. Hoy sólo he tomado un café, pero sigo insomne, así que deduzco que los cafés me provocan sueño; un aspecto más en el que voy a contracorriente.
La cabeza martillea, siento como si dentro de mi cráneo hubiera una reunión de roleros ahostiando a los que escriben bazofia alarmista en la prensa. Y cada vez que lanzan a uno contra la pared de mi cabeza, duele mucho. Aparte, me caí por las escaleras debido a la falta de equilibrio provocada por mi malestar.
Por lo demás, todo bien.

Bueno, veamos cómo se presenta diciembre. Voy a plagiar a Sasa otra vez, recurso que en este blog es mano de santo, apuntando cosas que ocurrirán, deseo que ocurran o espero que no ocurran:

-Salón del cómic de Getxo. Tarasu y Motsukora colaboran (es un decir) en la parte de manga, que como toda persona que no sea muy ignorante sabe, es el cómic procedente de un pais concreto. Por alguna razón, hay tantos aficionados al cómic que no leen manga sólo por venir de ese pais, como gente que sólo lee los comics que salgan de ese pais. Algún día espero comprenderlo, pero dado que mi amor por el medio del cómic, también llamado noveno arte, derriba toda barrera y todo prejuicio, no logro asimilar esas costumbres basadas, me temo, en la ignorancia y el racismo.
El caso es que estamos acelerados trabajando en lo de Getxo, ya sea en la organización de actividades para el mismo, ya sea en la creación de artículos para vender allí. Y es realmente estresante, la verdad; cuando llegue el salón, y sobre todo, cuando haya terminado el salón, me sentiré mucho mejor. Todos nos sentiremos mejor.

Aprovecho para promocionar las camisetas de Tarasu, diseñadas (al menos dos de ellas, de momento) por mí ;) Recordad, chibitarasianos, si no lleváis nuestras molonas camisetas, nunca follaréis. Es un consejo de Ramsés II.

-Soy Vocal de Creatividad y Nuevos Proyectos en Tarasu. Un regalo envenenado, pues justo ahora y por los motivos expuestos, es un trabajo muy duro, al menos durante las tres semanas que llevaré siéndolo cuando lleguemos a Getxo. Luego, ya se verá. De momento me tengo que leer TODOS los mensajes sobre Proyectos aparecidos en el foro de Tarasu desde marzo, para sintetizarlos en un solo mensaje; ahí es nada. También tengo otras labores bastante cargantes, pero si sobrevivo a esto, podré mirar atrás y estar orgulloso. Eso espero, porque otra recompensa más prosaica no voy a tener :(

-Es muy probable que una vez pasada la crisis de Getxo y con todo más asentado, deje el cargo en manos de algún sustituto temporal, hasta las elecciones. Depende de muchos factores, pero hay uno en concreto que se solucionará el finde siguiente a Getxo, y entonces veremos qué ocurre.

-Navidades. ¿He dicho ya que odio estas fechas? Era una fiesta pagana para pedir que el Sol vuelva a agrandar los dias justo cuando está más bajo, luego la Iglesia compró los derechos y nos convenció de que desde el principio fue una festividad relacionada con el Salvador (nunca nos explicaron por qué se celebraba antes de nacer éste) y ahora los grandes almacenes usurpan tan magna fecha para convencernos de que, por mucho que hayamos sido unos auténticos bastardos durante todo el año, si le compramos una mamonada con lazo a nuestros seres queridos, seremos perdonados y hasta agradecidos. Y lo peor es que tienen razón, la gente apenas tiene memoria.
Cenas familiares, juergas carísimas y no por ello mejores que las del resto del año, la constatación de que cada nuevo año no nos vuelve más sabios, más maduros ni más sensatos, sino simplemente más viejos, y por supuesto un montón de buenas intenciones que no cumplimos jamás.

-Lotería de Navidad. La enésima ocasión de pensar en qué gastaría una cantidad de dinero que sé que jamás tendré.

Cuando se acerque el fin de año, haré una lista de intenciones para el siguiente, así como otra de qué he aprendido de éste.